Oraciones

"Orad sin descanso", dice el Señor. "Quien ora, se salva", nos recuerda San Alfonso María de Ligorio.

Dios se oculta a nuestra mirada. "Nadie puede verle y seguir vivo"; la muerte es la única puerta que nos lleva hasta Él. Hasta que la cruzamos, tenemos ventanas para entreverle, escucharle y sentir su amor y su misericordia; estas son todas las manifestaciones de la gracia. De entre ellas hay una pequeña que da directamente al oido de Dios y que Dios jamás cierra - se trata de la oración...

 

Viacrucis

 

En manos de Dios (Ago/1998)

Señor mío, dame un espíritu de niño para abrazarte en silencio y descansar ciegamente en tu Corazón. Crea en mí un corazón puro para escucharte, siempre sorprendido y enamorado. Susúrrame los secretos de tu amor mientras me derramo ante Ti. Enséñame a amar el silencio y a amar al Amor. Permite que me duerma abrazado a la cruz mientras estoy en el mundo, para despertar ante Ti sin conocer nada sino a Ti mismo. Hazme un destello de tu voluntad para llegar a ser una llama de tu Amor. Habla, Señor, que tu siervo escucha; ¡y hágase tu voluntad! Mi Dios y mi todo...

Amor a la Iglesia (Ago/1998)

Oh, Señor, si tu Iglesia fuera dirigida por una jauría de lobos, si tus pastores fueran todos asesinos, si tus templos fueran casas de depravación, aún así debería amarla con dulzura. Porque recibo tu cuerpo entregado de sus manos, bebo tu sangre preciosa de tus pechos, escucho tu perdón y tu palabra de sus labios, su voz me dirige hacia tus pastos, sus ojos me miran con tu misma Providencia, su roce tiene la gracia del Espíritu Santo y me hace uno en tu amor con todos los santos.

Oh, Señor, enséñame ver a tu Iglesia como rosa preciosa regada con la sangre de Cristo y enraizada en su cruz; enséñame a respetarla como amada esposa de tu Hijo; guíame para amarla como Cuerpo Místico de Nuestro Salvador.

Oh, Señor, dame sabiduría para amar los sacramentos, obediencia para cumplir tu voluntad bajo la guía de tu vicario Juan Pablo II, humildad para reconocer el soplo del Espíritu en tu Iglesia y pureza para hacerla más hermosa a tus divinos ojos. Amén.

 

En manos de María (Nov/1998)

María, mi Reina y Señora, toma mi corazón y ocúltalo en Dios, para que yo ame y viva en Él, y lo recupere de tus manos inmaculadas cuando me llame a su presencia...

 

Como María (Nov/1998)

Oh, María, mi Reina y Señora, te imploro

que mis ojos miren con tu pureza,

que mi boca hable con tu sabiduría,

que tu que mis manos trabajen con tu afán,

que mi mente piense con tu humildad,

que mi corazón ame con tu caridad,

que mi alma viva con tu virginidad,

que mi vida entera arraigue en Dios por ti

para que

lo que vea,

lo que diga,

lo que haga,

lo que piense,

lo que sienta,

lo que viva

y mi ser entero

sean para el honor y la gloria de Dios.

¡Alabado sea su Santísimo Nombre!

Amen.

 

La tentación (Dic/1998)

Gracias, Señor, por enseñarme que la tentación no es una prueba de tu rechazo, sino una semilla de tu amor.

Gracias, Señor, por enseñarme que durante la tentación no estás lejos de mí, sino cerca aunque oculto.

Gracias, Señor, por enseñarme que la tentación no me debilita, sino que me fortalece si la supero con fe.

Gracias, Señor, por enseñarme que la tentación no es un paso hacia la condenación, sino una pequeña escalera hacia el cielo.

Gracias, Señor, por enseñarme que la tentación no me acerca a Satanás, sino a Jesús.

Dale a esta pequeña miseria la fuerza para aplicar esta lección para tu Gloria. ¡Bendito sea tu nombre por siempre!

 

Jesús y María en mi alma (Abr/1999)

María, que Jesús siempre te encuentre en mi alma.

Jesús, que María siempre te encuentre en mi alma.

Jesús y María, que siempre os reunáis en mi alma, para gloria de Dios y santidad de los hombres.

 

En brazos de María (Ago/1999)

Oh, mi dulce Madre, ponme en tu pecho como a un bebé, para que respire a la par que Tú y mi corazón lata derretido en el tuyo Inmaculado. Amén.

 
Rezar sin palabras (Ago/1999)

Señor, hazme mudo.

Que las palabras de arrepentimiento de mi corazón se transformen en lágrimas en mis ojos.

Que las palabras de alabanza y agradecimiento de mi espíritu se conviertan en actos de amor en mis manos.

Amén.

 

A Jesús (Ene/2000)

Jesús mío, cuando te hiciste hombre,

nos enseñaste a llamar "Padre Nuestro" a quien te llamó "Hijo amado",

revelaste la sabiduría de Dios a los que el mundo llamaba necios,

te presentaste como reo ante los que te aclamaron Rey, 

ungiste con amor a quienes redimías por obediencia,

moriste abandonado para que viviéramos junto a Ti por siempre.

Concédeme, Señor, que no conozca otro Padre fuera de Dios,

ni otra sabiduría que tu Palabra,

ni otro rey que el Crucificado,

ni más pleitesía que la que se debe al Amor,

ni más Vida que la que de Ti nace y en Ti reposa para siempre.

Amén.

 

Amor (Ene/2001)

Dios mío,

Que la locura que te llevó a hacerte hombre, a dormir en un pesebre, a pasar frío y calor, a obedecer a tus siervos, a llevar con paciencia nuestra ignorancia y soberbia, a ser insultado y odiado, traicionado, abandonado de tus amigos, torturado y entregado a la muerte por nuestro bien; 

que esa misma locura me lleve a proclamarte Dios en todo momento, a aceptar con alegría todas las privaciones que haya de sufrir, a obedecerte con prontitud, a instruirme con humildad en la verdadera sabiduría, a alabarte, bendecirte, seguirte con fidelidad y trabajar sin descanso por tu gloria.

Que esa locura, que llamamos Amor, me impulse a entregarme totalmente a tu voluntad en todo momento y me haga luz y sal del mundo.

Amen.

Cuaresma (Mar/2001)

Ayunemos de concupiscencias, de odios, de rencores, de prejuicios, de envidias, de orgullos, de imprudencias, de excesos. 

Abstengámonos de ver TV, de hablar todo lo que nos apetezca, de mantener conversaciones superfluas, de descansar más de lo necesario, de posponer nuestras obligaciones, de escuchar a los enemigos de Dios, de desear lo que no necesitamos.

Sacrifiquémonos ciñiéndonos el cilicio del silencio, poniéndonos las cadenas de la templanza, vistiéndonos con el saco de la obediencia, apartándonos a la celda de la soledad, llevando con esperanza la cruz que el Señor a tenido a bien darnos.

Ofrezcamos a Dios el incienso espiritual de la alegría, la mansedumbre, la oración, la humildad y, por encima de todo, la caridad.

Y hagámoslo en el desierto espiritual del mundo en que vivimos, con la ayuda de María. Nuestras familias, amigos, compañeros de trabajo y todos los que nos rodean necesitan nuestro testimonio sincero y alegre; que nuestra fe y nuestras obras griten que Nuestro Señor es el Camino, la Verdad y la Vida.

Mi Buen Pastor (Jul/2002)

Señor Jesús, quiero ser oveja de tu rebaño

para pastar en tus pastos,

para que tu voz pronuncie mi nombre,

para que me busques cuando me pierdo,

para que me acaricies mientras oras al Padre,

para sufrir contigo los vientos, la lluvia, el frío y el calor,

para descansar junto a Tí.

Junto a ambos (Ago/2002)

María, tenme junto a tu pecho para que, cuando abraces a Jesús, esté cerca de vuestros dos Corazones.

Aprovechar el tiempo (Nov/2002)

Permíteme, Señor, aprovechar el tiempo que tengo para cumplir tu voluntad, cuando todavía no he visto tu rostro.

Permíteme, Señor, aprovechar el tiempo que tengo para darte gracias por la inmensidad de tus beneficios, ahora que ni siquiera los conozco.

Permíteme, Señor, aprovechar el tiempo que tengo para alabar tu Nombre sin alcanzar a entender tu grandeza.

Permíteme, Señor, aprovechar el tiempo que tengo para ofrecerme enteramente a Ti antes de que Tú me tomes enteramente para Ti.

Aunque... (Nov/2002)

Aunque no me mires, quédate conmigo, Señor.

Aunque no me respondas, déjame que te hable.

Aunque no lo merezca, ten compasión de mí.

Cesta. (Dic/2002)

Hazme, Señor, cesta limpia en tus manos; que puedas poner en mí lo que desees, que mis hermanos encuentren en mí lo que tu Providencia les ha preparado.

Silencio (Mar/2003)

Concédeme, Señor, el silencio del espíritu: silencio en el que susurras tu sabiduría; silencio en el que se curan las llagas del corazón; silencio que precede a la verdadera paz. 

 

 

Inicio